¡Cuánto duele mi primer amor!

Todos hemos sido adolescentes. Ahora son nuestros hijos quienes están pasando por esa etapa.

 

¿Recuerdas cuánto dolían los primeros amores? ¿Cómo dolía la ruptura o el no ser correspondid@?

 

Te lo recordamos: Nadie parece entender que ocurre ahí dentro, donde duele, donde hay mil pedazos, donde no hay sentido. ¿Cómo recomponerse, cómo unir de nuevo los mil pedazos de mi y seguir viviendo allí fuera con el torbellino de dentro?.

 

Como adolescentes y futuros adultos, es importante que nuestros hijos aprendan a abrir y cerrar relaciones de forma sana, desde el respeto hacia sí mismo y hacia el otro.

También a aprender a vivir con las emociones y gestionarlas, a tener un diálogo interno positivo.

Que entiendan que las relaciones son una fuente de aprendizaje muy valiosa para su futuro, que les formará parte de su carácter y personalidad.

 

Desde Youthcamp os animamos a que mantengáis conversaciones con vuestros hijos sobre estos temas, les encantará escuchar cómo erais vosotros a su edad y que les escuchéis.

 

Su desarrollo personal, en habilidades emocionales y relacionales es también esencial y les ayudará a vivir la etapa de la adolescencia con más tranquilidad, seguridad y confianza.