Ayuda a tu hijo a conocerse mejor y confiar en sí mismo


Los niños que hasta ahora podían parecer seguros de sí mismos se enfrentarán a una lucha por mantener esa seguridad durante la adolescencia. Tanto para los hijos como para los padres, la adolescencia es un mar de dudas. Mientras que para los jóvenes es una etapa de inseguridades con respecto a su imagen corporal y a su pertenencia al grupo; para los padres será un camino de acompañamiento y de lidiar con las emociones.

La buena noticia es que los padres pueden tomar medidas para ayudar a los adolescentes a desarrollar su autoestima. Desde Youthcamp presentamos cinco estrategias que fomentarán la confianza en cualquier joven:

1. Enseñar a los adolescentes a equilibrar la autoaceptación con la superación personal. Hay muchos jóvenes que luchan por dominar o superar cualquier cosa y en medio del proceso pueden concluir que son un fracaso completo. Es común que un adolescente que tiene dificultades con las matemáticas pueda pensar equivocadamente que no es inteligente, mientras que uno que no logra formar parte del equipo de baloncesto puede concluir que nunca será bueno en deportes. Debemos demostrar al niño que es posible aceptar las diferentes capacidades al mismo tiempo que nos esforzamos por mejorarlas. En lugar de etiquetarnos como “estúpidos”, “torpes” o “negados”, podemos ayudar al adolescente a ver que, a pesar de que tiene dificultades en algunas áreas concretas, aún puede esforzarse por mejorar en ellas.

2. Elogiar el esfuerzo en lugar del resultado. En lugar de celebrar haber logrado una buena calificación en un examen, debemos felicitarlo por todo el esfuerzo que hizo a la hora de estudiarlo y que le ha permitido conseguir esa calificación. Podemos cambiar el “has hecho un gran trabajo al sacar un 8 en el examen” por “todo lo que has estudiado se ha visto reflejado en la nota”. Este cambio de razonamiento parte de la base de que el joven puede controlar el esfuerzo, pero no siempre puede controlar el resultado y no debemos dejar que piense solo sé es digno de elogio cuando hay éxito. Hay que demostrar que es importante esforzarse y está bien si no conseguimos tener éxito porque a la larga habrá merecido la pena.

3. Transmitirles la importancia de la asertividad. Los adolescentes necesitan saber cómo expresarse de manera adecuada. Un adolescente asertivo podrá pedir ayuda cuando no entienda algo en el ámbito escolar, en lugar de permitirse quedarse atrás y sin entender una lección. Además, una persona que puede hablar por sí mismo tiene menos probabilidades de ser tratado mal por sus compañeros. De esta forma, hablará cuando no le guste cómo lo están tratando y podrá pedir lo que necesita de una manera directa.

4. Animar a los adolescentes a explorar nuevas oportunidades. Probar nuevas actividades, descubrir talentos ocultos y retarse a sí mismos puede ayudar a aumentar la confianza de un adolescente; pero, muchos jóvenes tienen miedo al fracaso por lo que ni siquiera llegan a intentarlo. Por ello, debemos animarlos a unirse a un nuevo equipo, tocar un instrumento musical, participar en un trabajo voluntario o encontrar un trabajo parcial. Dominar nuevas habilidades y aceptar nuevos retos los ayudará a sentirse mejor consigo mismo.

5. Los padres, el modelo de confianza. Los jóvenes aprenderán más sobre la confianza si ven basar nuestros consejos en acciones y no se quedan en simples palabras. Si realizamos afirmaciones críticas sobre nuestro cuerpo o nuestras habilidades, enseñaremos a los jóvenes que nos rodeen a hacer lo mismo. Demostrar cómo enfrentar situaciones nuevas con coraje y confianza, será el mejor espejo para enseñarles como amarse a sí mismos.