¿Quiénes son la Generación Z? Descubre más sobre tu hij@

¿Tienes un hijo menor de 20 años al que te cuesta entender?

Nos pasa a muchos padres. Por eso, nos proponemos ayudarte a saber un poco más sobre él.

Hay rasgos característicos que tiene en común con el resto de jóvenes de su generación.

No estamos hablando de los Millennials, si tu hijo ha nacido entre 1994 y 2010 pertenece a la Generación Z.

¿Generación Z? Posiblemente la cabeza te de vueltas y tengas la sensación de que el mundo cambia a ritmo de vértigo. Las nuevas tecnologías son en gran parte responsables de ello… todo cambia a marchas forzadas, la sociedad y los individuos.

El pasado ya no nos vale como referencia para entender el presente.

Un claro ejemplo es Google, que vuelve loco a expertos en posicionamiento y marketing, cambiando sus algoritmos 500 veces al año. Parece como que cuando estamos comenzando a entender algo ya está cambiando de nuevo.

Hace unos años se hablaba de los Millennials, esos niños que eran casi “nativos digitales” y que ahora se están incorporando ya al mundo laboral, se están casando y están siendo padres. L@s niñ@s y jóvenes de hoy pertenecen a la generación Z.

¿Cómo son los niños y jóvenes nacidos entre 1994 y 2010?

La diferencia no la marca su fecha de nacimiento. Su comportamiento, intereses y forma de pensar es diferente. Sus hábitos son distintos a la generación que le precedió y a años luz de la generación X, a la que pertenecemos sus padres.

Más allá de los riesgos y la evidente frivolidad de atribuir una letra y un solo rostro a un espectro millones de personas en el mundo, hay algunos elementos que pueden extraerse de las múltiples encuestas y estudios que se han realizado para estudiar su comportamiento. Nosotros, como expertos que tratamos con adolescentes, también reconocemos una coincidencia en sus rasgos de conducta.

1- Quieren ser ellos mismos.

Recuerdo una anécdota de mi hija Carola que lo refleja muy bien. Tenía apenas 5 años, un día le pedí – posiblemente ordené- que hiciera algo. Ella se planto en medio del pasillo, con las piernas un poco separadas y los brazos en jarras y me dijo, mirándome muy seria: “Yo soy dueña de mi propia vida”.

Hoy tiene 14 años y realmente sigue siendo una de las características que la definen.

Ellos eligen dónde aprenden y qué quieren aprender. Si no les gusta cómo explica el profesor o la explicación de los padres, lo buscarán en internet. Son autodidactas.

¿Mira tu hij@ tutoriales en Youtube? ¿Ha decidido aprender a tocar la guitarra solo?. Si todavía no lo ha hecho que no te extrañe cuando lo haga. Tal vez incluso decida colgar un vídeo cuando ya haya aprendido ¡les encanta compartir lo que saben!.

Esta forma de ser les hace ser más autónomos y estarán más abiertos a emprender y generar nuevas formas de ganarse la vida.

Para nosotros es un reto. Si no estamos, si no les acompañamos, buscarán en otros lugares.

2- Tienen espíritu crítico.

Al ser autodidactas, se han formado su propia opinión. Y se sienten con la seguridad de llevar la contraria a sus padres, profesores o mayores en aquello que no están de acuerdo.

Por ello, es fácil que se muestren irreverentes. Nuestro reto es ayudarles para que mantengan esa capacidad de expresar sus ideas, desde el respeto al otro, y que aprendan a pensar de forma adecuada y a tener valores. Es lo que nosotros llamamos en YOUTHCAMP mantener “conversaciones brillantes”.

‘Porque yo lo digo’ o ‘porque yo lo sé’ ya no funcionan. Si quieres que te respete, tenlo en cuenta.

Es una oportunidad para crear otro tipo de relación entre padres e hijos, basado en el respeto mutuo, la escucha y el diálogo.

Es hora de volver al método socrático. Nos encontramos ante un salto generacional donde ya no son importantes las respuestas, sino las preguntas, los jóvenes Z encuentran las respuestas por sí mismos y necesitan una educación y una comunicación acompasada a esta nueva forma de aprendizaje.

3- Se mueve mejor que las anteriores generaciones en situaciones de incertidumbre y cambio.

Saben que todo cambia, que nada es para toda la vida, porque eso es lo que han vivido con la crisis y lo que viven con internet. Por eso apuestan por compartir. La Generación Z no será propietaria cuando no tengan que serlo. Preferirán AirBnb, Uber, Blabla car o Spotify.

Esto hace que sean más inclusivos, abiertos a las diferencias y que tengan más conciencia social.

La generación Z experimenta la democratización del acceso a las oportunidades. Ya no importa quién es tu padre o dónde has nacido. Solo cuenta tu talento. Son nativos digitales y aprovechan esta ventaja para buscar nuevas salidas profesionales en un mercado laboral cada vez más cambiante. 

Son creativos, y con una alta adaptabilidad a nuevos entornos.

Querrán libertad geográfica. Es probable que tenga varias carreras completamente diferentes. Estas nuevas libertades desafían algunos de nuestros principios actuales.

¿Cuáles son los puntos débiles en los que necesitan de nuestra ayuda?

1. Facilidad para la dispersión. Falta de foco. La inmediatez es también una característica innata en ellos. Están acostumbrados a descargar veloces y a mantener multitud de conversaciones a la vez en sus redes sociales. Es importante que desarrollen de forma paralela habilidades encaminadas a observar, parar, reflexionar y estar presentes en lo que están haciendo en el momento presente. Ojo, no se desarrolla esa habilidad jugando a la Play Station.

2. Falta de perseverancia.

Está ligado a lo anterior. Tienen menor capacidad de conservar la atención en todo aquello que no otorgue resultados inmediatos. Lo que no tiene resultados inmediatos se abandona. Por eso es importante que desarrollen el talento y la motivación, que conozcan sus valores, que encuentren un propósito detrás del porqué hacen las cosas que les sostenga en el momento en el que vean que hay que realizar un esfuerzo y quieran tirar la toalla.

3. Falta de compromiso

El compromiso está compuesto también de perseverancia, significa apostar por algo y sostener esa decisión. Que se sientan involucrados emocionalmente, trabajar la proactividad y la responsabilidad, son factores importantes para que aprendan a asumir compromisos.

En YOUTHCAMP los chic@s desarrollan esas habilidades que son necesarias para que las cualidades que tienen se conviertan en fortalezas en lugar de en debilidades.

Descubre AQUÍ nuestros campamentos. Aún estás a tiempo de inscribir a tu hij@.