Por qué un campamento de verano puede cambiar tu vida

El verano es un momento emocionante para todos porque, honestamente, ¿a quién no le gusta pasar tiempo libre más allá del colegio, del instituto o del propio trabajo? Todo el mundo pasa el verano de una manera diferente.

Algunos pasan largas vacaciones familiares, otros lo pasan en la piscina de su urbanización y otros lo pasan en la cama, durmiendo. Estos son los adolescentes. Si queremos erradicar ese comportamiento y ofrecerles una oportunidad para que realicen cosas emocionantes durante sus vacaciones de verano, podemos apuntarlos a un campamento de verano, una experiencia que seguro tendrá un gran impacto en su vida.

El campamento de verano tiene que ver con la transformación. Los monitores de campamento se convierten en modelos a seguir. Los compañeros aprenden la resolución saludable de conflictos. Incluso los niños tímidos hacen nuevos amigos. Pero si todavía no te has convencido desde Youthcamp te ofrecemos razones por las que un campamento de verano puede marcar un antes y un después.

8 MANERAS EN QUE EL CAMPAMENTO PUEDE MEJORAR SU VIDA

1. Se atreverán a probar algo nuevo.

En el campamento, la mayoría de los niños se encuentran en un territorio desconocido. Probar cosas nuevas puede ser un poco desalentador para algunos, pero superar ese obstáculo puede darles el coraje para probar más cosas nuevas.

2. Aprenderán a desconectar.

Los smartphones, las tablets y videojuegos generalmente no forman parte de las actividades del campamento. Saber cómo comunicarse con las personas de forma personal es cada vez más valioso. Aislar a los jóvenes de los dispositivos les da a los niños la oportunidad de interactuar cara a cara y desarrollar habilidades sociales.

3. Harán nuevos amigos.

A diferencia de la escena social que los adolescentes pueden encontrar en la escuela, muchos campistas no se conocen entre sí, por lo que las nuevas amistades florecen rápidamente. Los nuevos amigos pueden no compartir los mismos orígenes, por lo que el campamento expone a los niños a una diversidad de experiencias y les ayuda a ver más allá de lo que han crecido con ellos. Formar relaciones y sentir que ‘encajan’ es crucial para su desarrollo y el campamento es un lugar donde eso sucede.

4. Aprenderán a vivir con compañeros de cuarto.

Todos tienen que aprender a vivir entre otras personas, ya sean sus amigos, sus compañeros de trabajo o los vecinos de al lado. Los espacios del campamento son un lugar perfecto para trabajar respetando a los demás y manteniendo la paz.

5. Practicarán la empatía

Los jóvenes aprenderán a considerar cómo se sienten los demás como resultado de asistir al campamento. Con la supervisión de un adulto, los jóvenes pueden practicar la resolución de conflictos poniéndose en el lugar de otro.

6. Contacto directo con la naturaleza.

Desde las actividades al aire libre hasta las caminatas en el bosque… Un campamento es una oportunidad para apreciar el medio ambiente y su conexión personal con el mismo y es probable que los jóvenes descubran la importancia y tomen mayor consciencia de la necesidad de sostenibilidad del entorno y se inspiren para conservarlo para las generaciones futuras.

7. Aprenderán independencia y responsabilidad.

Para muchos adolescentes, el campamento de verano es la primera vez que han estado lejos de sus padres por un tiempo prolongado. Los jóvenes tienen que tomar más decisiones por sí mismos y pensar en las consecuencias de ellas.

8. Trabajarán como parte de un equipo y serán aceptados.

Los campistas aprenden rápidamente cómo resolver problemas en grupo. En las actividades propias de un campamento los jóvenes aprenden el poder de la cooperación y a aceptar a los demás como son. Con ello, crean una comunidad diversa, segura e inclusiva.